Furor por la profecía maya del 21-12-12 - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Furor por la profecía maya del 21-12-12

Sus grandes conocimientos astronómicos les permitieron predecir eclipses y hasta descubrir los ciclos de Venus y Marte, que actuarían -según su entender- en el comportamiento de la naturaleza. Una interpretación de su calendario, grabada en una piedra hallada en un cerro, vaticina que el 21 de diciembre de 2012 comenzará una nueva etapa para el mundo, cuando se inicie un nuevo ciclo de 5.125 ó 13 baktunes, iniciado el 11 de agosto del año 3.114 a.C.

No obstante, hay quienes aseguran que para esa fecha ocurrirá una gran catástrofe, como una mortal descarga de energía solar sobre el planeta, la inversión de los polos magnéticos y hasta la caída de un gran meteorito.

En una entrevista con Infobae América, Victor Hugo Romero Acevedo, quien se desempeña como director del Consejo de Promoción Turística de México en Argentina, se refirió al creciente y asombroso interés que continúa generando, desde hace miles a años, la civilización maya.

¿Cuál es la inquietud de ésta gente que se comunica con ustedes?

Muchas personas de distintas nacionalidades acuden a las oficinas. El noventa por ciento de quienes nos visitan tienen un particular interés por las zonas arqueológicas de la cultura maya, en los diversos estados de la República Mexicana, que diversifican las opciones ofreciendo -además de lo arqueológico- maravillosos escenarios naturales. La imponente selva lacandona en Chiapas y su cañón del Sumidero, la reserva de la Biósfera de Calkmul en Campeche, los castillos, campos de juego, cenotes en Yucatán y el extraordinario caribe Mexicano en Quintana Roo, son algunos de esos de sitios de gran atractivo turístico.


¿Qué es lo que predijeron los mayas para el 2012?

El 21 de diciembre de 2012 es una fecha emblemática desde esta perspectiva: el llamado calendario de la cuenta larga, herramienta que da cuenta de la precisión con que los mayas medían el paso del tiempo. Indica que finaliza un periodo de 5,125 años (el décimo tercer baktun, ciclo más extenso calculado por este calendario). Su grado de observación era tal que previeron alineaciones galácticas y otros fenómenos astronómicos, aunque en realidad nunca hicieron un presagio sobre el fin del mundo: se trata, entonces, del término de un ciclo temporal y el comienzo de uno nuevo.

¿Cuál es la real interpretación que debe hacerse sobre esta profecía?

Éste es un momento ideal para celebrar la renovación y para festejar -junto con el solsticio de invierno- la riqueza de la cultura maya.


¿Qué sitios visitan los turistas que están interesados en este tema? ¿Qué información reciben allí?

El sureste mexicano es el escenario principal de esta celebración: los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán vieron nacer la grandeza, la sabiduría y el esplendor de esta cultura milenaria. Resguardan hasta hoy un patrimonio invaluable, al que hay que aproximarse al menos una vez en la vida: del año 2000 a.C. al 1546 d.C., aproximadamente.

El primer viaje que realizan los turistas comienza desde nuestras oficinas, en donde el personal aporta las herramientas e información necesaria para los recorridos del Mundo Maya. Se produce una interacción muy particular con cada viajero puesto que la atención es personalizada según sus intereses.



Este boom de interés por los mayas, ¿ya ha sucedido en años anteriores con otras profecías?

Siempre ha existido un interés particular por esta cultura, los mayas dieron forma a una civilización cuyos trabajos arquitectónicos son la parte más tangible de nuestro patrimonio.


¿Por qué esa civilización continúa despertando tanto interés en el mundo?

Por sus enormes palacios, murales ricos en detalles, imponentes centros ceremoniales y vestigios de centros urbanos. Cada hallazgo hecho en esta tierra arroja luz sobre la profundidad de los conocimientos científicos y astronómicos de los mayas, y confirma lo que sabíamos de antemano: que esta civilización es grande como pocas.

Pico y Placa Pasto 2018