¿Por qué puede ser placentero el dolor? - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

¿Por qué puede ser placentero el dolor?

Su contrincante era conocido por provocar convulsiones, ataques cardíacos, incluso la muerte. Pero Jason McNabb lo miró con calma y se sentó cara a cara con él. Sonó el silbato y comenzó el asalto, una carrera caótica de ojos llorosos, labios hinchados y transpiración.

 

Pero no era una competición ordinaria.

McNabb ostenta hoy un récord mundial: es el que más pimientos bhut jolokia ha comido en 2 minutos.

"Sentí como si tuviera la boca llena de avispas y como si me estuvieran picando todas a la vez. Francamente, fue un infierno", cuenta.

Los bhut jolokia o los "pimientos fantasmas" pican entre 200 y 400 veces más que los jalapeños.

Es una de las variedades más picantes del mundo y cualquiera que la pruebe probablemente sufrirá un dolor insoportable.

Así que, ¿cómo es posible que alguien quiera por su propia voluntad pasar por lo que pasó McNabb?

El sentido común nos dice que la gente busca el placer y huye del dolor. Pero esto no siempre es así.

Y es que muchas actividades voluntarias, algunas más cotidianas que otras, implican dolor: correr, los masajes calientes, los tatuajes, los piercing, o el bondage, el sadismo, el masoquismo y otras prácticas sexuales.

Así, para McNabb comer chiles tan picantes puede producir una sensación similar a las drogas o el sexo.

"El dolor se me pasó bastante rápido y sólo me quedó la adrenalina y la euforia", recuerda Jason.

La relación entre el placer y el dolor está profundamente arraigada en nuestra biología.

Como la morfina

Para empezar, todo dolor hace que el sistema nervioso central libere endorfinas, unas proteínas cuya función es bloquear esa sensación.

Y al hacerlo, también producen euforia, de la misma manera que opiáceos como la morfina.

Para los que corren habitualmente esto no es ninguna sorpresa.

El ejercicio intenso libera ráfagas de ácido láctico, un subproducto que nace de la descomposición de la glucosa cuando hay poco oxígeno.

Este ácido altera los receptores de los músculos, y estos comunican la situación al cerebro por medio de unos mensajes eléctricos que envían a través de la médula espinal.

Las señales se interpretan como calambres en las piernas.

Y esta sensación hace que el corredor aminore el ritmo o pare.

Esto es así hasta que el centro de control del sistema nervioso, el hipotálamo, entra en acción.

Esta sección del cerebro tiene la forma de un caballito de mar, y como respuesta a las señales de dolor ordena al cuerpo que genere sus propios narcóticos, las endorfinas.

Estas proteínas influyen sobre los receptores del cerebro y evitan la liberación de los químicos implicados en la transmisión de las señales del dolor.

Así que esto ayuda a bloquear esa sensación.

La misma zona del amor apasionado

Pero las endorfinas van más allá: estimulan las regiones límbica y prefrontal del cerebro, las mismas que se activan con el amor apasionado y la música.

Y todo esto lo hacen de una forma similar que la morfina y la heroína.

Además, mientras tanto, el dolor producto del ejercicio intenso también provoca un aumento súbito de los otros analgésicos del cuerpo: las anandamidas.

Conocidas como los "químicos de la felicidad ", se unen a los receptores del cerebro para bloquear las señales de dolor e inducir un cálido placer, emulando a la sensación que provoca el fumar marihuana.

Pero entonces, ¿por qué no todos los dolores vienen acompañados de sensaciones placenteras?