Fiestas desenfrenadas de los roqueros - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF
FIESTAS ROCKEROSPor lo menos una vez ¿a quién no le hubiera gustado asistir a una de las fiestas tras bambalinas de cualquier banda de rock? Si en el escenario muchos de ellos proyectaban un cínico y soberano desmadre ¿qué podríamos esperar de sus festejos en privado? Definitivamente, puro sexo, drogas y rock and roll.

Célebres fueron las historias que se contaban sobre los reventones que se soplaban los Rolling Stones. Alguna vez la bella modelo Anita Pallenberg, atascada de sobredosis, se acostó con Keith Richards, no obstante mantener un noviazgo con Brian Jones quien tiempo después salió de la banda. Ya como pareja de Richards, Anita terminó también en la cama con Mick Jagger.(ver post sobre groupies)

Asimismo, la policía se llevó sus sorpresas, como cuando en un allanamiento en la mansión de Keith –donde todos malviajaban con ácido– encontraron a Marianne Faithfull con un bombón en la vagina, con Mick (su novio) y Keith (su amante) lamiéndolo sin asomo de complejo. También se cuenta –aunque nunca se comprobó- que Angela –la entonces esposa de David Bowie– sorprendió a su marido muy acurrucado con el vocalista de los Stones.

Pero bueno, donde sí existieron fotografías fue en la borrachera del Café Royal de Londres, donde parece que se perdieron el asco Jagger, Bowie y también Lou Reed. A juzgar por las imágenes, por lo menos un beso de por medio sí hubo:

  

Y qué decir del cumpleaños número 21 de Keith Moon –batería de The Who– quien lanzó un Rolls Royce a la alberca del hotel donde celebraban. No sería la primera vez, pues el hiperactivo baterista acostumbraba arrojar muebles desde pisos altos, así como explotar las cañerías. Su mala fama provocó que la cadena Holiday Inn de plano le prohibiera hospedarse en cualquiera de sus sucursales.

Tampoco cuesta trabajo imaginar lo que acontecía en las fiestas de otros músicos de la época. Basta recordar el consumo de Jim Morrison de varios tipos de drogas, desde cannabis y peyote hasta LSD y cocaína. O tal vez Jimi Hendrix, que tan sólo con la portada de su disco Electric Ladyland –con un harem de mujeres desnudas– nos sugiere lo que sucedía detrás del escenario.

Según narra Richard Cole –ex manager de Led Zeppelin– en una entrevista para Revolver, este grupo “tenía su propio avión con un bar instalado en él y en la nave ocurrían toda clase de cosas (...) todos usaban billetes de hasta cien dólares para meterse cocaína y luego simplemente los tiraban”. Por cierto que Cole tampoco negó la anécdota sobre la groupie que se introdujo un pez en la vagina, esto en una reunión de Jimmy Page y el resto de los integrantes en Seattle.

Ajenos no podían permanecer los miembros del espectacular Kiss, sobre todo Gene Simmons, que si bien no bebía ni se drogaba, podía presumir de un álbum con más de 4 mil fotografías de las mujeres que pasaban la noche con él. Machista y mujeriego, anduvo con Cher, Diana Ross y la playmate Shannon Tweed. Por algo, su filosofía se resumía en una frase: “hay que agotar todas las posibilidades del placer porque la vida debe ser una fiesta”.

Por desgracia, no para todos la "fiesta" terminó en una simple cruda. Además de los casos de Janis Joplin (fallecida por sobredosis de cocaína) y un solitario Michael Hutchence de INXS (ahorcado mientras se masturbaba, tras una asfixia autoerótica) destaca la muerte de Bon Scott, gritón de AC/DC, ahogado en su propio vómito, tras quedarse dormido por horas después de una tremenda borrachera en el club nocturno Music Machine de Londres.

En la biografía de Guns N’Roses titulada Watch You Bleed, el periodista Stephen Davis describe las orgías en la mansión de Axl Rose, ubicada en Hollywood, en donde hacían acto de presencia jovencitas dispuestas a todo. “Había muchísimo sexo en interiores y exteriores. La gente venía a todas horas y le decíamos a las chicas que subieran al desván. Entonces alguien apagaba la luz y decía: muy bien… desnúdense o váyanse”. (ver nota completa del NY Post)

Similar suerte corría Mötley Crüe, con Nikki Sixx y Vince Neil en matrimonio con estrellas del Playboy, así como Tommy Lee casado (después divorciado) con la mismísima Pamela Anderson. Nikki consideraba a su propio cuerpo como un juego de química humano, por lo que mezclaba cualquier cantidad de alcohol y drogas. De hecho, en una de las tantas fiestas de 1987 fue declarado muerto por una sobredosis, aunque después fue revivido con inyecciones de adrenalina. Cínico como era, la aventura le inspiró escribir una canción: Kickstart my Heart. Por cierto que otro tema, Girls, Girls, Girls, refleja por mucho el estilo de vida que practicaba este grupo de glam-metal:

 

 

También excesivas eran las tertulias del quinteto brit-pop Oasis, que además de drogas y alcohol, incluían peleas con sus propios fanáticos, inclusive entre los mismos hermanos Gallagher. Famosa fue la invitación de un Liam ebrio a todos los borrachos de un bar local al estudio donde se grababa el disco (What's the Story) Morning Glory?, por supuesto sin el consentimiento de Noel. Aquello terminó en una guerra de batazos.

Es un hecho que existen infinidad de historias (algunas exageradas por la prensa) de las pachangas organizadas por famosos roqueros. Ciertas o no, a muchos sectores les provoca cierta indignación, aunque a otros más nos provocan más bien envidia...

* Fotos, tomadas de internet