Pierde el brazo por culpa de MacGyver - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Pierde el brazo por culpa de MacGyver

Jonathan Metz, de Hartford, Connecticut (EE.UU.), es uno de esos tipos a quienes los dioses le han dado afición por el bricolaje pero nulo talento para llevar a cabo manualidades. Un buen día se encontraba haciendo el ganso en el sótano con la caldera de su casa cuando esta se le cayó encima del brazo, dejándole inmovilizado, atrapado y pensando en aquel buen día en el que creyó que eso de andar con herramientas era lo suyo.

Como Jonathan vive solo no podía llamar a nadie para que le ayudara, como tampoco tenía un teléfono a mano no podía telefonear a un amigo que le socorriera. Así que, después de 12 horas le vino una pregunta a la cabeza, una duda cuya resolución podría acabar con el problema. La cuestión era “¿Qué haría MacGyver en mi lugar?”

Por alguna extraña razón decidió que el popular manitas televisivo hubiese amputado el brazo para salir de ahí. En su imaginación, el plan de Metz era perfecto: tomaría una de las sierras que tenía a mano, se amputaría el brazo, correría a la cocina para meter el muñón en el congelador y llamaría a la policía.

Comenzó entonces con la operación: pilló una sierra y comenzó con el doloroso proceso. Sin embargo, esta no era la adecuada, así que probó con una de mayor tamaño. Pero no había contado con que el dolor y los nervios le vencieran. Tuvo que dejar pues la operación y darse cuenta de que su personaje favorito sólo existía en la televisión.

Afortunadamente Metz es mejor jugador de sóftbol que chapuzas casero; por lo que sus amigos le echaron de menos un día de partido. Pensando que algo malo había pasado, uno de ellos se personó en casa del afectado. Al ver que no contestaba a las llamadas a la puerta decidió llamar a la policía, que encontró a Jonathan atrapado y desangrándose.

La policía llamó a los bomberos, que tuvieron que usar maquinaria pesada para sacar a Jonathan de su trampa. Respecto al brazo los sanitarios no pudieron hacer nada: estaba tan destrozado por el peso de la caldera y el uso de las sierras que tuvieron que amputarlo, esta vez profesionalmente.

En total y según las fuentes consultadas, Metz se pasó 48 horas en su sótano (aunque creemos que lo de autoamputarse se le ocurrió poco tiempo antes de que lo encontraran, que si no habría muerto desangrado).

Ahora sus amigos están haciendo una colecta para pagarle una prótesis. Respecto al estado de Metz sólo podemos especular que habrá cambiado de serie favorita.

Pico y Placa Pasto 2017