Liberio Trujillo, el hombre que murió después de 16 días de borrachera - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Liberio Trujillo, el hombre que murió después de 16 días de borrachera

Este huilense, de 59 años, murió como lo había predicho en varias oportunidades: de la borrachera. Su hijo, Wílber Trujillo, recuerda esa frase de su padre, que se tomaba de manera jocosa, pero que terminó marcando su vida: "Dejo de tomar cuando me muera". Y así fue.

El hombre bebió durante los 16 días que duraron las fiestas del San Pedro, que terminaron el fin de semana pasado en el Huila, y fue encontrado sin vida por su familia en una silla mecedora este martes.

"Lo sentimos llegar en la madrugada del martes y se acostó en la mecedora donde siempre pasaba sus borracheras, pero por la mañana, cuando le fuimos a pasar el desayuno, mi hermana lo vio morado y ya no respiraba", aseguró Wílber.

De inmediato, el cuerpo del hombre fue llevado al hospital San Francisco de Asís, en Palermo (Huila), donde vivía, pero ya no tenía signos vitales.

"Los médicos nos dijeron que la muerte había sido por un infarto que le produjo tanto licor", agrega Wílber.

La última 'bebeta' de don Liberio fue en la fiesta de la Cooperativa de Matarifes (Carniceros) de Palermo.

"La fiesta fue el lunes y ese señor bebió aguardiente como si se fuera a morir. Pero no era raro en él. Don Liberio, alma bendita, era un bebedor bravo", aseguró Roberto Acuña, también matarife palermuno.

Su familia dice que el hombre, pese a tener serios problemas de gastritis, hipertensión y una historia clínica que evidenciaba graves crisis de salud, jamás dejó de beber aguardiente, su trago favorito.

"En todo el San Pedro tomó. Venía, comía, dormía y se volvía a ir de fiesta", dice con resignación una de las dos hijas que dejó.

El hombre, que toda su vida la pasó en Palermo, dejó además cuatro hijos varones y once nietos, que juran que no beberán jamás.

JOHN MONTAÑO

CORRESPONSAL DE EL TIEMPO

Pico y Placa Pasto 2018