Un hombre despertó en la morgue judicial mientras especialistas realizaban su autopsia. Manas Deo, de 44 años de edad, había sufrido lesiones después de haber sido atropellado la noche de Navidad en el estado de Orissa, al Este de la India. Los doctores lo declararon muerto al no encontrarle signos vitales.

Fue una verdadera sorpresa para todo el personal del hospital y para su familia cuando despertó. Lo peor del caso fue que su súbita vuelta a la vida se produjo cuando el médico forense estaba empezando la autopsia. Actualmente, Manas se recupera en un hospital de la ciudad vecina de Cuttack, y se espera que pueda volver a su casa en una semana.

A este particular caso se le suma un antecedente en Venezuela. Cuando los doctores cortaron a Carlos Camejo para hacerle la autopsia vieron que sangraba -cosa que con un muerto no sucede-, y cuando la esposa llegó para reconocer el cadáver el hombre estaba reanimado.

Periodismo.com