Hicieron misa de liberación en Villarrica para espantar malos espíritus atraídos por tabla ouija - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Hicieron misa de liberación en Villarrica para espantar malos espíritus atraídos por tabla ouija

 El juego afectó a ocho colegialas y provocó pánico en la población tolimense, en donde se despertó un inusitado fervor religioso. Las niñas, estudiantes del curso 604 del Colegio Pineda, quedaron con la mirada perdida y como en estado de trance, después de manipular el tablero. Además, atacaban a quienes intentaban ayudarlas o les rezaban un Avemaría.
El párroco del pueblo, el padre Henry Saavedra Peralta, cuenta que el episodio, ocurrido el primero de noviembre, Día de los Todos los Santos, obligó a internar a las muchachas en un hospital y atemorizó a tal punto a la población que se duplicó la venta de escapularios, camándulas, agua bendita y estampas del Divino Niño.

Incluso, subieron las solicitudes para bautizos, primeras comuniones y hasta matrimonios, que solicitaron 80 parejas. La gente de las veredas acudió en masa a confesarse.

El cura dice que no hay mal que por bien no venga. "El pueblo estaba alejado de Dios. Este susto nos sirvió. Ahora todos rezan y van a misa. Casi toda la comunidad está con escapularios y nos sentimos tranquilos cerca al Señor", asegura Saavedra.

El padre hizo un llamado a los jóvenes para que no manipulen el llamado 'tablero de los espíritus', pues, de alguna forma, dice, se van a ver perturbados. "El que se meta en la oscuridad continuará en la oscuridad", sentencia el párroco, a quien se le duplicó el trabajo en los últimos días.

Actos de liberación

Las noches de zozobra las vivió todo el pueblo durante más de una semana.

Incluso, en el Pineda, el único colegio de Villarrica, se hicieron rezos y actos de liberación para que los espíritus los dejaran tranquilos.

El profesor Alberto Capera fue el encargado de organizar la liturgia.
"Teníamos que hacer algo con el resto de los estudiantes porque tuvieron temor de volver durante toda la semana", afirma Capera.

Contó que tuvieron que 'bañar' el colegio en agua bendita, rezar en cada uno de los salones y hacer oración en 'el hueco', el lugar donde las adolescentes se reunieron para comenzar el juego que por poco las enloquece.

"Con esa misa se hizo una limpieza total de todas esas energías que nos tenían atormentados", dice el profesor Capera. Para él, lejos de ser una posesión diabólica, todo este episodio no pasó de ser una perturbación pasajera.

Las estudiantes afectadas, que fueron atendidas inicialmente en el hospital La Misericordia, también participaron de los rituales.

Todo, para evitar que siguieran vociferando o intentaran atacar a quienes intentaban ayudarlas.

La emergencia 'satánica' parece ya estar superada en Villarrica, que apenas tiene 8 mil habitantes.

Las jovencitas fueron dadas de alta y en el pueblo, en donde las llamaban 'poseídas' y las acusaban de causar semejante revuelo, ahora las buscan para que cuenten cómo fue su dramática experiencia con la ouija. (Tomado de El Tiempo)

Pico y Placa Pasto 2017