Top de rescates insólitos y emergencias sexuales que atienden Bomberos - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Top de rescates insólitos y emergencias sexuales que atienden Bomberos

Los bomberos no solo reciben llamadas de emergencias por incendios forestales, estructurales, escapes de gas o accidentes de tránsito. Además de las falsas alarmas y bromas de mal gusto por parte de niños y adultos, los hombres que resuelven las grandes emergencias de las ciudades capitales también tienen que lidiar con situaciones insólitas. Estas son las siete emergencias más peculiares que han enfrentado en el último año.

El hombre que reemplazó ‘anillos sexuales’ con argollas de cortina

En agosto pasado, el personal médico de una clínica de Cali no logró liberar a un hombre cuyo miembro quedó atrapado al insertarlo en argollas que sostenían una cortina.

Tan apremiante fue la situación en la que estuvieron los médicos que atendieron la emergencia, que la única solución que encontraron fue llamar al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali, para que atendiera al hombre que llegó buscando ayuda. El hombre afectado acudió personalmente a la clínica porque no podía retirarse los aros que el mismo se había incrustado, pero los médicos no tenían el equipo necesario para ayudarlo.

Un funcionario de los bomberos de Cali aseguró que ellos pueden atender estas emergencias, porque cuentan con las herramientas. En esta situación fue necesario utilizar unas tenazas, con mucho cuidado, para romper las argollas sin que el hombre sufriera ningún daño. La operación fue exitosa.

Un peligroso baño en una silla de plástico

El capitán del Cuerpo de Bomberos voluntarios de Envigado, Luis Bernardo Morales, dice que son demasiadas las historias que un bombero puede contar, pero no olvida a un hombre de más 80 años atrapado en la ducha de su casa, después de que su familia lo sentara en una silla de plástico para bañarlo.

El hecho se registró en noviembre del año pasado. Al sentar al hombre en la vieja silla, que tenía algunas rendijas, esta perdió su forma y atrapó parte de los genitales del anciano. En primera instancia las hijas del señor intentaron liberarlo untándole desde jabón hasta aceite de cocina, pero nada les funcionó, así que llamaron al servicio médico a domicilio y reportaron el caso como una emergencia.

El médico que acudió al lugar tampoco pudo liberar al hombre y decidió que lo mejor era llamar a los bomberos.

Fernando Fernández, uno de los experimentados bomberos locales que llegó al lugar, le solicitó a una de las nietas del señor un cuchillo. Aunque una de las jóvenes se asustó temiendo que fueran a herirlo, “por favor no le vaya a cortar nada a mi abuelito”, el bombero la calmó diciéndole que necesitaba el cuchillo para romper parte de las puertas de la ducha y sacar al hombre.

La escena por sí misma era asombrosa, cuenta el capitán Morales. “Un hombre de más de 80 años dentro de una ducha desnudo, los bomberos, un médico, los vecinos y los niños, todos queriendo entrar a mirar qué pasó y el señor diciendo: '¡No me muevan que me quitan las bolas!' ".

El hombre permaneció aproximadamente dos horas sentado desde que sus hijas intentaron liberarlo. Los bomberos tardaron aproximadamente 40 minutos para sacarlo de la situación, en la que utilizaron, como en Cali, también unas tenazas para romper la silla tras haberlo sacado de la ducha.

El mal rato de un joven con su cremallera

En Semana Santa de este año, los familiares de un joven llegaron a la estación de bomberos de Provenza, en Bucaramanga, para solicitar que ayudaran a un adolescente adolorido tras haber dejado atrapado su miembro accidentalmente cuando se subía la cremallera de su pantalón.

El teniente Jorge Peña, comandante del Cuerpo de Bomberos de la ciudad bonita, lleva 26 años en la institución y aseguró que el caso del desesperado joven ha sido uno de los más inusuales, pero recibió la pronta atención de sus hombres, quienes tardaron cerca de 15 minutos en el procedimiento de liberación, que finalmente solo le dejó al adolescente un pantalón roto, un poco de dolor y una lección elemental: cerrarse los pantalones con cuidado.

Una paloma que puso a practicar rápel a los bomberos de La Estrella

El teniente Albeiro Calle, de la estación de bomberos La Estrella, en el área metropolitana de Medellín, asegura que uno de los rescates que más trabajo les ha costado a sus hombres fue el de una paloma atrapada a 40 metros de altura a en el mes de enero, en el parque principal de La Estrella. El ave estuvo atrapada durante tres días y tardaron seis horas en bajarla.

Un lazo que colgaba de la parte más alta de un árbol le atrapó las patas a la paloma, la comunidad alertó a los bomberos al ver que el animal estaba sufriendo. Los bomberos, como no tenían de donde anclarse, tuvieron que levantar una estructura especial en la que pudieron subir hasta la paloma para luego descender en cuerdas y rescatar el ave.

Si la emergencia es cierta, los bomberos deben acudir, atenderla y de acuerdo con la necesidad llevar el equipo necesario, así esto implique transportar pesados equipos, herramientas y descender a 131 pies de altura con una paloma en las manos, que después se llevó una señora, testigo de la operación.

Rompieron la calle de un barrio para sacar a un gato de una tubería

Los vecinos del Barrio Popular, en el centro de Tunja, se tuvieron que llenar de paciencia y aguantar que la calle de su cuadra fuera rota con maquinaria especializada, para rescatar a un gato atrapado en una tubería en mayo de este año.
El capitán Bayardo Roa no sabe qué pudo haber llamado la atención del gato para que este ingresara a la angosta tubería, lo que no le permitió al animal devolverse, quedando atrapado en una incómoda posición.

Según el capitán Roa, para rescatar a este gato fue necesario movilizar al personal de tres entidades de la ciudad: el Cuerpo de Bomberos de Tunja, la Secretaría de Tránsito y Transporte y una empresa de aguas de la capital boyacense.

Lo primero que hizo el cuerpo de bomberos al llegar al lugar fue introducir una cámara por la tubería para saber si el gato se encontraba con vida. Después de ubicar el lugar preciso bajo tierra donde estaba, procedieron a intervenir la calle a un metro y medio de profundidad con una rompedora eléctrica. El gato salió sano y salvo de la tubería y fue recibido por su familia y algunos curiosos que observaron el rescate que duró dos horas.

Liberaron a un ladrón de dos anillos

El sargento Dartañon Ortiz, del cuerpo de bomberos de Barranquilla, concuerda con los diferentes bomberos del país en que a diario son tantas las emergencias que reciben de hechos extraños, que terminan por acostumbrarse, pero entre tantas anécdotas recuerda que a finales de julio llegó un hombre a su estación porque en dos de sus dedos no circulaba sangre.

Los bomberos que estaban de servicio actuaron de inmediato y rompieron los dos anillos que lo maltrataban. El sargento Ortiz asegura que sus dedos ya se veían morados y debían cortar los anillos de inmediato. En casos como este son los bomberos el personal indicado para atender la emergencia, asegura Ortiz.

Lo que no sabía el Sargento Ortiz y los demás hombres del cuerpo de bomberos es que el hombre que había acudido a la estación de bomberos era un ladrón, al que le habían dado “palo” las personas que se habían percatado de un robo y por eso la inflamación de sus dedos.

El hombre salió pronto del lugar después del procedimiento y no supieron más de él.

Un 'baño' en una lavadora

El Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá no olvida el día que tuvieron que acudir a la localidad de Usme, en septiembre del año pasado, por la llamada de alerta de una desesperada madre, cuyo hijo de siete años se había quedado atrapado en la lavadora de su casa.

Según el oficial de servicio que atendió la emergencia, el niño decidió ingresar a la lavadora, asegurando que quería darse un 'baño', pero quedó atascado.

Por fortuna el incidente no pasó a mayores y el menor saló ileso gracias a la rápida ayuda de los bomberos, por lo que se pudo reencontrar con su madre, quien pasó un momento de pánico.

VANESSA PEREA
Para EL TIEMPO

Pico y Placa Pasto 2018